Entre tragos, comidas y algo más

Por: Leila Manna


Hace cinco años un grupo de cuatro amigos llevó a cabo un proyecto: abrir su propio centro cultural. Este centro fue pensado para que se desarrollaran diversas actividades, pero como cuenta Marcelo Castresana, cofundador de El Quetzal, se encontraron con que también tenían un bar. “Hacemos actividades artísticas todos los días. Durante la tarde tenemos talleres y cursos -de coctelería, flauta, batería, clown, teatro- que van rotando. No les pedimos plata, porque sabemos que son difíciles de hacer. Así que primero estamos tratando que se vayan realizando, funcionen y que la gente los tome“, cuenta Marcelo y agrega que, contrariamente a lo que ellos tenían planeado, el lugar se mantiene gracias a la barra de bebidas y comidas que ofrecen.

En esta casona, bautizada como El Quetzal, se respiran aires de arte. A penas uno entra puede apreciar los murales que están pintados en sus paredes.”El proyecto de los murales surgió desde que abrimos”, cuenta Mariano Viceconte, curador de las obras que se realizan en el centro y agrega que cuando ellos llegaron, “ya había unos murales muy chiquitos”.el-quetzalcontrapunto
En esta oportunidad los artistas elegidos fueron “Guache”, un colombiano que es conocido por pintar pueblos originarios, y “El Marian”, un pintor que suele plasmar en sus obra la protesta urbana argentina como por ejemplo el movimiento piquetero. “En esta oportunidad, donde estos dos artista se unieron fue en el Movimiento Zapatista. Fue así como llegamos a las imágenes que tenemos acá. Además, hay símbolos de la cultura chamánica escondidos por el mural”, cuenta Mariano. El concepto de estas galerías es buscar dos artistas que no hayan pintado juntos o que no se conozcan. En el caso del Guache y El Marian, cuenta el curador que se habían visto solo una vez en un evento. Según Mariano su trabajo, y el de quienes conforman el centro cultural, radica en “generar un ambiente en el que ambos artistas se sientan cómodos y que puedan estar abiertos a modificar lo suyo”, ya que la idea no es dividir las paredes, sino crear un obra sola que ambiente todo. 

Así como los chicos de El Quetzal le dedican tiempo y gran interés a la parte cultural y artística, el ámbito de la gastronomía ocupa un lugar primordial en este centro de Palermo. En esta oportunidad, y con motivo de su quinto aniversario, la carta fue modificada. Según cuenta Marcelo, encargado de ésta área, fueron un poco más ambiciosos: “Esta carta intenta encapsular  el contrapunto que es un concepto musical, que genera  cosas que no se mezclarían lógicamente. Acá lo que hicimos fue fusionar ingredientes para sacar ‘un tercer elemento'”. el-quetzal-contrapunto1Dentro de esas mezclas se pueden encontrar fajitas de calabaza, roquefort, miel y cebolla caramelizada, el cual para ellos es el “contrapunto” más fuerte. “Son productos que no  los pondrían juntos pero cuando se mezclan, funcionan muy bien, realmente el sabor es muy bueno”, explica el gastronómico. En esta oportunidad los nombres se parecen más a una carta de restaurante, ya que en ocasiones anteriores ofrecían los platos favoritos de reconocidas figuras, los cuales además llevaban sus nombres -entre ellos Martin Luther king, Frida Kahlo, Michael Jackson, entre otros-. “Arrancamos con una propuesta muy básica y estamos intentando de a poco mejorarla. Y siempre buscando también un poco de que la propuesta sea creativa”, asegura Marcelo.

Pero como todo  plato, este debe ir acompañado de alguna bebida. En este caso, Braulio es quien se encarga de innovar la barra de El Quetzal: “Lo que hemos hecho fue extender las texturas y los sabores, porque teníamos los tragos que más salen en una barra porteña”. Como en el centro las mujeres son mayoría, los tragos dulces son los que más salen. En este nueva carta, lo que proponen es jugar un poco con el clima. “Lo que estamos proponiendo desde la barra es mucha frescura, debido el-quetzal-contrapunto5a que se vienen los días de calor”, cuenta Braulio. Entre los nuevos tragos pueden encontrar el Miski Sour, Ayelén, entre otros.
Con respecto a los nombres se trata de que sean regionales, y como centro cultural el bartender agrega: “Los buenos tragos siempre están ligados a un status, pero queremos descontracturar la barra proponiendo desde la cultura y el autoaprendizaje, ya que hemos realizado cursos pero no asistido a una escuela. Entonces pasamos mucho tiempo aprendiendo e investigando, además de pasar muchas horas probando que es la parte más divertida”. Como afirmó Braulio, con todas estas nuevas propuestas lo que buscan es tener un Quetzal “con todas las plumas”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s